Y NOSOTROS SOMOS LOS ANTICUADOS

rep.jpg

Helios Martínez

Quizás este texto, escrito por un chaval de 25 años, no tenga mucha validez para los “cultos” de la política e historia española. Quizás sorprenda que, aún hoy, haya gente joven interesada en los que haceres nacionales. Quizás suene algo fuerte leer que las ideas pasadas no lo son tanto o que muchos deseamos que sigan en vigor. Pero en lo que no cabe poner o decir quizás es en querer que esas ideas sean aún representadas por aquellos que no tienen ningún tipo de reparo en hacerlo. Nos tachan de antiguos por hablar de comunismo. Nos dicen que estamos estancados por hablar, según algunos (muchos con siglas obreras), por pedir y desear un gobierno del pueblo y para el pueblo. Y nos llaman reprimidos políticos por tener la valentía y la libertad de citar el modelo de la República como nuestra forma de ciudadanía, civilización y convivencia. Les diría a todos aquellos, como digo muchos “falsos zurdos”, que las ideas no se cambian. Que no son como la materia, transformables al gusto de uno por los intereses de otros. El comunismo tuvo, tiene y tendrá su representación en nuestro país, pese a quien le pese. Lo que promulgo desde este humilde escrito es que esas ideas, esos pensamientos, esa forma de vida esté representada, sin ningún escondite de siglas, de pactos, de partidos escoba que sólo hacen separar a la poca y verdadera izquierda que queda en nuestro entorno. Solo pido que la igualdad que se exige se haga efectiva, ya que otros representan ideas (también pasadas) que no son citadas como antiguas y que, según mi forma de ver, representan la oscuridad nacional de antaño. No somos más antiguos los que celebramos el aniversario de la República que aquellos que muestran nostalgia y suben al Valle de los Caídos a llorar la muerte de Franco. No se nos debe ver como extraños devotos de Anguita al decir que queremos para nuestro país la 3ª República. Queremos defender la existencia del Partido Comunista como tal, como forma de pensamiento, como único y no vinculado o escondido en otras siglas con dirigentes que esconden esas ideas.
Mi juventud, quizás, me de el privilegio de poder equivocarme, pero también me otorga la oportunidad de pedir que todo lo que deseo esté representado para poder dar mi confianza en aquello que creo. Y si somos pocos, pocos nos quedaremos, pero con el alma y conciencia tranquila.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: